Mujer, trabajo y derechos

Antiguamente a las mujeres que pertenecían a la nobleza y alta burguesía no se les permitían trabajar, hacerlo constituía un desafío para las convenciones sociales de la época, por cuanto ella solamente estaba destinada a cumplir con el rol de esposa y madre. Sin embargo, las mujeres consideradas de clases bajas, laboraban en el campo ayudando a sus maridos y además se encargaban de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos, pero no se les reconocía como trabajadoras.

Mantener la antorcha viva

Ser mujer, no es tarea fácil. Constituye un gran desafío en la lucha por el pleno reconocimiento y vigencia de nuestros derechos, el que implica superar con firmeza, inteligencia, tolerancia y paciencia, una infinidad de obstáculos, pero, no por ello debemos detenernos.